927 42 27 96 Correo

Imprenta online experta en impresión digital y offset.

¿Qué es exactamente un folleto? RSS

© La Gran Imprenta Online, 16 de diciembre de 2014 - Visto 5086 veces Deja un comentario Ir a los comentarios
Clases de dípticos y trípticos folletos.

El término folleto pertenece a ese grupo de palabras en el que no basta con las definiciones de los diccionarios al uso de lengua castellana para entenderlo debidamente. Si bien la Real Academia de la Lengua emplea dos acepciones para él, hay que reconocer sin complejos que se queda corta y que, bajo el punto de vista de profesionales de la impresión, no termina de acertar en lo que el hispano hablante común quiere expresar cuando utiliza este sustantivo.

Bien es sabido que el lema de la RAE (Real Academia Española) es “limpia, fija y da esplendor”, y también es cierto que sus movimientos son de diplodocus y que suele ir varios pasos por detrás del lenguaje que se utiliza en la calle. Cosa, por otro lado, lógica y en absoluto reprochable.

Concretamente, su diccionario recoge, como decíamos, dos acepciones:

1. m. Obra impresa, no periódica, de reducido número de hojas.

2. m. desus. Gacetilla manuscrita que contenía regularmente las noticias del día.

La segunda está en desuso. Descartada pues, centrémonos en la primera de ellas, en la que otorga al folleto 3 cualidades:

1.- Se trata de algo que ha sido impreso.

2.- No se publica periódicamente.

3.- De reducido número de hojas.

Aciertan los académicos sólo en la primera de ellas, por cuanto es evidente que estamos hablando de un material que ha pasado por una máquina de impresión. En cuanto a las otras dos, son fallidas. Expliquemos las razones.

No hay periodicidad en su publicación

Esto puede ser cierto o no. Con un ejemplo basta para darnos cuenta de que las cosas han cambiado desde que la Academia redactó esa acepción: Son muchos los supermercados que buzonean cada semana sus ofertas y, sin duda, es extendida la denominación de folleto para referirse a ese tipo de publicaciones.

Con pocas hojas

Confunde la RAE hojas con páginas. Más adelante veremos la razón, y cómo una de las características de un folleto es que contiene varias páginas, lo que no implica necesariamente que esté compuesto por varias hojas.

¿Cómo podríamos, entonces, definir qué es un folleto?

No es sencillo. Si preguntásemos a diez personas qué es para ellos un folleto, sin duda obtendríamos distintas respuestas, pero tal vez encontremos los denominadores comunes para poder establecer una definición válida. Para ello, vayamos otorgándole cualidades que nos lleven a una definición lo más precisa posible.

1.- Coincidamos con la Academia en que se trata de un producto impreso.

2.- Puede que su publicación sea periódica o que se publique una sola vez.

3.- Está compuesto por un reducido número de páginas (no hojas, esto es importante).

4.- Sus principales fines son la promoción, la publicidad o la información breve.

5.- Su distribución es gratuita.

Material impreso

Poco importa que para imprimirlo se haya utilizado una impresora doméstica, un sistema de impresión digital profesional o la más avanzada tecnología offset. Puede ser una obviedad, pero lo único que queda descartado es la creación mediante escritura manual (en este caso habría que adjetivarlo, es decir: folleto escrito a mano).

Periodicidad

Acudiendo al ejemplo anterior, una cadena de supermercados puede buzonear un folleto cada 15 días con sus mejores ofertas… y sigue siendo un folleto. Rizando el rizo, podría una marca de coches imprimir un folleto con las características de su último modelo y reimprimirla una y cien veces sin que eso afecte a que siga siendo lo que era en un principio. No es, por tanto, determinante si su salida a la calle es periódica o única.

Reducido número de páginas

¿Puede denominarse folleto una publicación de 96 páginas? La respuesta es no. Por definición, ha de tener pocas páginas. Es difícil decidir dónde está la barrera, pero, por poner un límite razonable, bien podría establecerse el mínimo en 4 y el máximo en 8. Más allá estaríamos hablando ya de una revista y por debajo de 4, o sea 2, sería más correcto nombrarlo como hoja promocional, flyer, octavilla, volante...

Es importante subrayar en este punto la diferencia entre hoja y página. Si bien estamos acostumbrados a que 2 páginas sumen una hoja, porque así sucede en los libros, puede elaborarse un folleto con, pongamos por caso, 6 páginas y una sola hoja plegada en tríptico.

Gratuito

Ésta es otra de las características que lo define, no supone un coste económico para quien lo recibe.

Sus usos

Principalmente se utilizan con fines publicitarios, promocionales o para aportar información de forma breve y concisa. El díptico que nos entregan antes de que comience una representación teatral en el que se da cuenta del elenco y el argumento de la obra, un tríptico con la información de la programación cultural de otoño en una ciudad cualquiera, las ofertas de la carnicería de la esquina… Todos ellos folletos, siempre y cuando estén compuestos por más de 2 páginas.

Un folleto no es lo mismo que un panfleto

Aquí hay que ser contundente. No se puede confundir (cosa que ocurre con frecuencia) un folleto con un panfleto. Este último tiene un carácter difamatorio y agresivo, va contra alguien o en contra de algo. ¿Es posible que un folleto sea un panfleto? Sí, claro que lo es, pero para ello ha de difamar… y el pobre folleto no lo suele hacer.

Conclusión

Tras este análisis, podríamos considerar como válida la siguiente definición:

Documento impreso de no menos de 4 páginas ni más de 8, de distribución gratuita, que tiene como finalidad la publicidad, la promoción o la información breve y que puede estar compuesto por más de una hoja o sólo por una plegada una o más veces.

Cumplirían estos requisitos, desde el punto de vista de la producción de una imprenta, una hoja plegada en díptico (4 páginas), tríptico (6 páginas) o cuadríptico (8 páginas), y las publicaciones de 8 páginas compuestas por 2 hojas plegadas al centro, de tal manera que la segunda esté dentro de la primera, al modo de los periódicos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Deja un comentario RSS
Sin comentarios