Nos tomamos un merecido descanso. Todos los pedidos realizados hasta el 28 de junio (incluido) se tramitarán con total normalidad

927 42 27 96 Correo

Imprenta online experta en impresión digital y offset.

Mamá, quiero ser fotógrafo profesional RSS

© La Gran Imprenta, 4 de diciembre de 2012 - Visto 1777 veces Deja un comentario Ir a los comentarios

Ten cuidado con hacer de tu afición tu profesión. En cuanto te pagan por hacer algo, todo cambia, ya no es lo mismo, fundamentalmente porque no puedes hacer lo que te da la gana y porque hay criterios que están por encima del tuyo. Y a veces esas opiniones son para empeorar lo que haces, y luego llorarás abrazado a la almohada.

En el caso de la fotografía, esto sucede tal cual lo digo. En realidad, ocurre en cualquier trabajo creativo. Y se llora, claro. Y a veces dan ganas de agarrar un Ak-47, pero te contienes. Lo que hay detrás de una buena foto tiene mucho que ver con la técnica, la pasión y el ojo fotográfico. Lo primero, como el valor en el soldado, se presupone (aunque es mucho presuponer). Lo segundo va en el ADN, o la tienes o no la tienes. Lo tercero se puede educar, pero es imprescindible haber nacido con dotes para ello.

Luego hay muchas más cosas, aunque bajo mi punto de vista éstas son las tres más importantes. Ah, y algo fundamental: el piano no hace al pianista, la cámara tampoco hace al fotógrafo. Podríamos, sin problema alguno, enumerar una larga lista de maestros de la fotografía que trabajaron durante toda su vida con peores cámaras que la peor cámara que hay en estos momentos en el mercado. Conozco a tanta gente obsesionada con los cuerpos, la óptica, los flashes, el software... y, al final, uno se cuestiona: ¿pero esta gente por qué no se dedica a hacer fotos en lugar de perder el tiempo?

Puede que una cámara cara con ópticas caras sea buena en su calidad de imagen, pero yo prefiero otra cosa, la calidad no está en los píxeles, está en el cerebro. Ten cuidado con decirle a tu madre que quieres ser fotógrafo profesional. Piénsatelo otras tres o cuatro veces. Pero si después de hacerlo sigues con esa idea en la cabeza, ten en cuenta que el que captura las imágenes eres tú, no tu cámara.

Nos gusta mucho este vídeo publicitario de Canon. Lo que os decía, detrás de la imagen hay mucho esfuerzo. Larga vida a la imaginación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Deja un comentario RSS
7 comentarios
Nuria 4 de diciembre de 2012 at 14:49 Reply
Buena reflexión, totalmente de acuerdo. Un creativo nace con esa sensibilidad, con el tiempo y las vivencias mejora su creatividad, su visión, su técnica... la óptica, los flashes, etc sólo aportan nitidez, el maestro está al otro lado del objetivo. Y en cuanto a las ganas de agarrar un Ak-47... a mí me va bien una par de partidas a Call of Duty. Un abrazo!
La Gran Imprenta 10 de diciembre de 2012 at 17:24 Reply
Ay, Nuria... un AK-47!! Probaré con Call of Duty.
Un abrazo!!
Ainaragm 5 de diciembre de 2012 at 9:53 Reply
Totalmente de acuerdo, pero por suerte, al final ya sea en fotografía, diseño, ilustración, o cualquier otra disciplina artística, al final quedan los mejores. Los que se lo curran, los que lo sienten y los que, como dices tú, tienen algo especial en la mirada.
La Gran Imprenta 10 de diciembre de 2012 at 17:25 Reply
Me gustaría pensar que tienes razón y que al final quedan los mejores. Eso sería justicia poética!!
Un abrazo!
Estudios Omh 10 de diciembre de 2012 at 18:48 Reply
El problema es el "mientras tanto", en el camino hasta que quedan los mejores...
Ainaragm 14 de diciembre de 2012 at 9:15 Reply
Bueno.. alguno bueno también se va. Pero he visto mucha gente muy subida y al final los que son más felices, y llegan más lejos son los de verdad aman lo que hacen y son humildes. Humildes, no tontos eh?los humildes luchan sin pisar pero que tapoco les pisen :)
La Gran Imprenta 11 de diciembre de 2012 at 10:58 Reply
Desgraciadamente, algo de eso hay. Cuando un tsunami destruye el litoral, no sólo mueren "los malos", sino que todo queda arrasado.