927 42 27 96 Correo

Imprenta online experta en impresión digital y offset.

Buenos días, creatividad RSS

© La Gran Imprenta, 27 de junio de 2013 - Visto 1876 veces Deja un comentario Ir a los comentarios

Nuestro sistema educativo se encarga de matar la creatividad de los niños. Parece que no nos damos cuenta de ello y, sin embargo, bajo mi punto de vista éste es el principal problema con el que nos enfrentamos actualmente. Olvidaos de la crisis, eso es tontería en comparación con, por ejemplo, un maestro gris que aporte contenidos grises de una manera gris. Me preocupa mucho que la profesión con más responsabilidad del mundo se esté llenando de profesores a los que nada les importa lo que aprendan y cómo lo aprendan sus alumnos y que hayan llegado a ser maestros únicamente por la seguridad del sueldo y las ventajas vacacionales. Hay buenos docentes pero, Dios mío, qué pocos.

Y, amigos maestros, no os enfadéis conmigo por decirlo, admiro infinito a los que hacéis bien las cosas pero, igualmente, me enfado terriblemente con los desganados, con aquellos que no se han acabado de dar cuenta de que pueden quebrar la vida de un niño para siempre. Trabajáis con material altamente sensible. ¿Cómo es posible que, pongamos por caso, la construcción de un coche tenga que pasar tantas validaciones, tantos controles, tantas auditorías antes de salir al mercado y que un maestro se ponga a moldear personas por saberse un temario? Es duro pensarlo, pero así es.

Deberíamos estar obsesionados en la búsqueda de una solución para tamaño problema. Y, otra cosa antes de darle a publicar: queridos enemigos políticos, dejaos ya de tontás y bobás y de ver quién impone su programa educativo y pensad que la prioridad es conseguir una educación que, de una vez por todas, esté dirigida a despertar la capacidad de crear, no a destruirla. Ya sé que os cuesta pensar, pero, en serio, esto merece que os esforcéis.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Deja un comentario RSS
2 comentarios
Laura 27 de junio de 2013 at 11:09 Reply
Firmo incondicionalmente todo lo que dices. Buen artículo.
Fernando 27 de junio de 2013 at 11:11 Reply
Un mal maestro hace más daño que un plato en mal estado de un restaurante... y hay que ver la cantidad de controles que pasa un restaurante. Cuanta razón tienes.