927 42 27 96 Correo

Imprenta online experta en impresión digital y offset.

¿Cómo preparo mis archivos para imprimirlos en la imprenta online? RSS

@La Gran Imprenta Online, 15 de mayo de 2018 - Visto 1448 veces Deja un comentario Ir a los comentarios

En este artículo no intentamos más que darte unos consejos rápidos para que tengas una noción bastante exacta de cómo tienes que adecuar tus documentos para tener el menor número de problemas posibles a la hora de la impresión.

Cada vez son más los clientes que optan por una imprenta online y hacer ellos sus propios diseños por primera vez y, como es lógico, desconocen unas cuantas reglas que son los pilares para obtener una impresión de calidad.

Si tras leer esta entrada te quedas con ganas de saber más, puedes leer artículos más extensos y detallados que te ayudaran a hacer las cosas paso a paso. Aunque siempre revisamos los archivos que nos llegan, el proceso de impresión se acelera si los diseños que nos envían vienen listos para meterlos en máquinas, ya que si no se produce un retraso por el intercambio de correos, corregir los defectos, aprobar pruebas...

De manera que tratemos de orientar un poco a aquéllos que nunca han diseñado para imprimir, aunque sí lo hayan hecho con el fin de publicarlo en Internet. Son cosas muy diferentes adecuar diseños para verlos en la pantalla de un ordenador o en un dispositivo móvil que para imprimirlos en papel o en cualquier otro material de forma profesional.

Impresión en CMYK

Si tienes dudas, habla con nosotros

Ten en cuenta que el servicio de atención al cliente o cualquier profesional de impresión pueden ayudar a guiarte en cuanto a plazos y eficiencia en la impresión. Al final, esto redunda en un ahorro de tiempo y ya se sabe que el tiempo es dinero.

Tamaños

Éste es un asunto muy importante que algunas veces se entiende mal, porque se confunde resolución de documento y tamaño final. Cerciórate de que estás diseñando al tamaño que vas a imprimir aunque, como veremos en el siguiente apartado, vas a tener que añadir a tu archivo unas medidas un poco mayores, y esto se especifica en todas las fichas de los productos de nuestro catálogo de imprenta. Aquí puedes ver un ejemplo de una ficha de producto en el que se concretan cuáles son las medidas de diseño y cuáles las finales, y por finales entendemos las que tiene la impresión una vez finalizado el corte. Asegúrate de que el diseño de la pieza está al tamaño exacto de lo que deseas imprimir. De nuevo, el que recibamos los archivos con el tamaño exacto evitará correcciones y, una vez más, tendrás tu trabajo en menos tiempo.

Sangrado

Antes hablábamos de la diferencia entre el tamaño de diseño y el tamaño final. ¿Por qué son diferentes? ¿Por qué tienes que diseñar con dimensiones un poco mayores de lo que medirán finalmente tus pegatinas o tus flyers o folletos, por mencionar algún producto?

Tal vez con un ejemplo se entienda mejor. Imagina que vas a imprimir unos marcapáginas. El diseño te ha quedado precioso. Tienes una librería y te ha parecido una buena idea regalar a tus clientes un marcapáginas cada vez que compran un libro. Genial. Has acertado con la idea. Has mirado el catálogo de la Gran Imprenta Online y las medidas son 5,2 x 14,8 cm, sin embargo en la ficha de los marcapáginas observas que el diseño que nos debes enviar debe tener 2 milímetros más en cada uno de sus lados. Es decir, en los cuatro lados has de sumar 2 mm, lo que resulta 5,6 x 15,2 cm.

Ese precioso diseño que te has trabajado tiene el fondo de color, pongamos por caso, azul. Es ese azul el que tienes que hacer llegar hasta el final de la maqueta de trabajo, es ahí donde tienes que sumarle los 2 mm de sangrado para que al cortarlo con la guillotina no queden blancos de papel que estropearían por completo tu diseño. De esta forma, nos aseguramos de que el azul llegue hasta los cuatro bordes.

Guillotina de imprenta.

Resolución del diseño

La mayor parte de las imprentas podemos trabajar a una resolución de 2.400 puntos por pulgada (ppp o dpi), lo que es muchísimo. Tranquilo, no es necesario tanto (esto precisaría de otro artículo dedicado solamente a esto, pero resumamos). Una regla general de la calidad de impresión es que todas las fotos e imágenes tengan un mínimo de 300 ppp al tamaño del archivo. Es decir, si diseñas un cartel de 35 x 50 cm (más los 2 mm de sangre a cada lado), la resolución debe ser de un mínimo de 300 píxeles por pulgada a ese tamaño (o al tamaño que ocupe la foto o imagen).

Ten mucho cuidado con las fotos, ilustraciones e imágenes en general que coges de Internet. A no ser que las compres en un banco de imágenes (o que las descargues de bancos gratuitos, que los hay muchos y buenos), no es normal que tengan la resolución que necesitas.

En ocasiones se descargan fotos de la Red y luego se interpolan para que tengan el tamaño deseado. Esto suele ser un gran error, porque interpolar no es más que inventarse píxeles, y el resultado final es que la imagen se emborrona, porque el software, por muy bueno que sea, ha tenido que inventarse puntos para hacer la imagen más grande, lo que hace perder nitidez, contraste, definición... Es decir, el resultado de impresión será pésimo.

Aquí cabría mencionar la excepción de cuando se imprimen grandes formatos que se van a ver desde una distancia considerable. Pero esto también lo vamos a dejar para otra entrada. Desde luego, si lo que vas a imprimir va a ser para verlo de cerca o a una distancia media, nunca trabajes por debajo de 300 ppp al tamaño del archivo si quieres asegurarte calidad de impresión.

CMYK

Cuando vayas a comenzar a diseñar, asegúrate de que el modo de color sea CMYK, el RGB no es válido para imprentas, a no ser en casos muy muy excepcionales.

Modo de color Cmyk, imprescindible para imprentas.

Cuantas más pruebas hagas, mejor

Hay un dicho que reza que si haces algo por primera vez y te parece fácil es que lo estás haciendo mal. No sabemos si esto se puede aplicar en todos los caso, pero es cierto que en la mayoría de las ocasiones no le falta razón al refrán.

Prueba una y otra vez imprimiendo en tu casa. Así verás si el tamaño es el correcto, si has cometido algún fallo ortográfico, si se te olvidó poner algo de importancia, si una imagen no se ve bien porque la tapa otra... Créenos, cuando las cosas se ven en papel se detectan más fallos que al verlas en pantalla. Podríamos contar más de una anécdota en este sentido, pero la discreción y el secreto profesional de impresores nos los impiden. Puede que te parezca una pérdida de tiempo, pero ten por seguro que, en realidad, lo estás ganando.

Archivos PDF

Casi en el 100% de los casos (por no decir en todos), los archivos PDF dan mejores resultados. A menudo no requieren manipulación para imprimir, en el caso de que se hayan seguido escrupulosamente los pasos que te hemos indicado. No te olvides de incrustar las fuentes cuando generes el PDF. Es algo importante para que no haya conflictos entre tu tipografía y la nuestra. Ah... y genera el PDF en alta resolución. Es fundamental

PDF, el mejor formato para imprimir profesionalmente

Cuidado con las sobre impresiones

Muchos programas de diseño dan la opción de utilizar sobre impresiones (otro artículo para esto, queda anotado). A no ser que seas un avezado diseñador o que sepas muy bien lo que estás haciendo, desactiva esa opción, de lo contrario puede ser que cuando recibas un trabajo te lleves una desagradable sorpresa. Como te decíamos antes, en todos los casos revisamos los archivos, pero no podemos saber si una sobre impresión ha sido utilizada por error o intencionadamente.

Estamos para ayudarte

Como te decíamos al principio, consúltanos tus dudas, te ayudaremos en todo lo que podamos y así pondremos todos de nuestra parte para que la impresión sea buena y esté en tu domicilio, empresa o negocio en el menor tiempo posible.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Deja un comentario RSS
Sin comentarios